NO, NO NOS PODRÁN PARAR


Las fechas del calendario se van pasando y comienzo a recibir materiales terminados. Lo primero en llegar son las cajas, de color negro, o, ¿era Kraft? Esto es lo que pasa cuando invitas a un amigo a casa y decides que tus clientes (futuros clientes en ese momento) siempre se merecen más. Una opción no es suficiente así que, junto a mi colega Cova, decidimos producir ambos colores e ir combinándolos en diferentes pedidos. 

Lo siguiente son las Fooga, como todo lo que merece la pena, se hicieron esperar un poco más de lo deseado. Pero, ¡ya estaban aquí! Todos los prototipos, las muestras y las comeduras de tarro habían dado su fruto.

No había tiempo que perder, si a las 9.00h llamaba al timbre el mensajero, a las 11.30h ya estábamos Jorge, community de Fooga y aprendiz de fotógrafo, y yo con nuestras cajas debajo del brazo y una sonrisa de oreja a oreja en el estudio de Rana, con Cristina y Marcos, haciendo las fotos de producto para subir a la web.

10 de noviembre, comenzamos con la sesión de fotos con los modelos, Andén 47 como primer escenario y punto de encuentro, esta vez nos acompañaba Victor Alonso de Miltrescientosgramos. No sin antes salir de compras al más puro estilo Pretty Woman, con Yaiza, ahora a cargo de la comunicación. Una mención especial a Laura, Cecilia, Elena, Iván, Juan y Fleky. Fuisteis auténticos profesionales, ni el frío, ni las alturas, ni la policía nos pudieron parar y los recuerdos de esos dos días forman ya parte de la memoria de Fooga.

 

[Código 20% descuento: GRACIASAMIGOS]

Además, fueron muchos los amigos, o debería decir familia, que se pasaron a ayudar y dar su apoyo. Patri, con sus bocadillo y palmeritas. Chisco, que no dejó pasar la oportunidad de presentarse y dar su opinión y más, sabiendo que había piscolabis. Alber e Iván que nos prestaron su furgoneta y no pudieron resistirse a hacer una visita, gracias chicos, #labarbamandaba. 

El resultado, ya es de sobra conocido.